Huaso de Sauzal Cariñena
Vino Artesanal Viejo Almacen Huaso de Sauzal Cariñana Maule Renan Cancino
Vino Artesanal Viejo Almacen Huaso de Sauzal Cariñana Maule Renan Cancino
Vino Artesanal Viejo Almacen Huaso de Sauzal Cariñana Maule Renan Cancino
Canastos de Mimbre Bodega El Viejo Almacen Huaso de Sauzal
Bodega El Viejo Almacen Huaso Sauzal
Renán Cancino, Bodega El Viejo Almacén Huaso de Sauzal
Bodega El Viejo Almacen Huaso Sauzal

Huaso de Sauzal Cariñena

Precio habitual
$17.700
Precio de venta
$17.700
Precio habitual
Agotado
Precio unitario
por 
Los gastos de envío se calculan en la pantalla de pagos.

Cepa: 100% Cariñena

Valle: Maule

Año Cosecha: 2016

Producción total anual: 5.000 botellass

La Cariñena es una cepa tinta que viene originalmente de España, pero que mundialmente se conoce mejor como Carignan, que vendría siendo la traducción al francés.
Para Renán, el propietario de esta viña, como sus raíces vienen de España, decidió bautizar su vino con el apellido ibérico.

Normalmente, el Carignan es una variedad de mucho color, estructura y rica acidez. En este caso nos encontramos frente a un Carignan más alternativo, con olores más salvajes, terrosos, mucho más animales. Probablemente esto viene por el tipo de vinificación con el cual Renán hace todos sus vinos.

La uva proviene de viñedos plantados hace más de 75 años, en el secano interior del Maule. Esta cosecha se caracterizó por ser un año de mucha lluvia, lo cual provocó una graduación alcohólica menor y mayor acidez. Toda la uva se cosecha a mano en canastos de mimbre.

Normalmente se cosecha entre la segunda quincena de marzo y fines de mes, entre fines de verano y comienzo del invierno. Una vez cosechada la uva, se aplica una enología ancestral sin intervenciones de ningún tipo. La uva se refriega a mano sobre una zaranda de quila, la fermentación ocurre espontáneamente en viejos lagares de madera. No hay control de temperatura en ningún momento del proceso ni se agrega ningún tipo de químico al vino. Antes de embotellar, el vino se guarda en viejas barricas durante 1 año.

El resultado: un vino con mucho carácter, para comer, con un color intenso, buena estructura, acidez alta, taninos bien suaves y elegantes. Como dijimos anteriormente, no es muy típico de un Carignan, los cuales suelen ser vinos más agresivos y tánicos. Este vino es ideal para compartir con la familia en compañía de cualquiera de las comidas tradicionales, carnes, guisos, plateadas, pastel de choclo, cazuelas, etc. Pero, ¡no te compliques! También puedes disfrutarlo con lo que tengas a mano 🙂

Eso si, te recomendamos tomarlo a una temperatura ambiente de más o menos 16 grados. ¡No los tomes fríos! Ya que no son vinos ligeros y no querrás perder esa rica estructura que tiene. Por último, no es necesario decantar.